Marco Fiscal de Mediano Plazo: la hoja de ruta del Gobierno para la pospandemia

El Gobierno nacional espera “un rebote acelerado del crecimiento” de la economía durante los próximos años. Prueba de esto es que el pronóstico de crecimiento, que inicialmente era 5%, ahora es de 6%. El anuncio lo hizo el ministro de Hacienda durante la presentación del Marco Fiscal de Mediano Plazo 2021.


Antes de repasar sus detalles principales, ¿qué es el Marco Fiscal de Mediano Plazo (MFMP)? Se trata de la hoja de ruta del país en materia fiscal. A partir de un análisis de lo que pasó durante el último año, actualiza las proyecciones y objetivos del país en materia de comportamiento macroeconómico y de política fiscal. Actualizado en junio de cada año, el documento plantea una visión con horizonte de diez años.


El MFMP 2020, por ejemplo, estimó que el año pasado el PIB decrecería 5,5% “como consecuencia del choque” provocado por la pandemia del covid-19 y “las medidas de aislamiento para la contención de la pandemia”. A su vez, planteó “estimaciones” de crecimiento cercanas al 6,6% para 2021.


Repasemos algunos detalles del documento presentado ayer por el Ministerio de Hacienda. El crecimiento esperado de la economía lo van a jalonar, principalmente, sectores como manufacturas, construcción y hotelería; se espera que sean estos los que más crezcan. A su vez, los buenos resultados en materia de crecimiento durante el primer trimestre del año, los cuales reflejaron un alza del 1,1% del PIB, le permiten al Gobierno hacer previsiones en este sentido.


Esta dinámica, explicó el ministro de Hacienda, va a acelerar la disminución de la pobreza y el desempleo. La expectativa es que este año se produzca una reducción de 3,2 puntos porcentuales respecto al índice de 2020, que se ubicó en 15,9%. El empleo –en especial el dirigido a la población joven– será una prioridad.


Por otra parte, la expectativa es que la inversión extranjera directa crezca un 32%. Esto permitiría financiar tres cuartas partes del déficit estimado para el presente año –el cual corresponde al 8,6% del PIB–.


La financiación requerida, de acuerdo con los cálculos del Gobierno, es de 134 billones de pesos. Aun en medio de la crisis generada por la pandemia, según lo expresado por el ministro de Hacienda, las necesidades de financiamiento no han crecido, puesto que desde 2020 se optó por la prefinanciación.


El MFMP 2021 incluye en sus cálculos, desde ya, la nueva reforma tributaria. Así, se espera atender el ajuste fiscal mediante el recaudo adicional –de entre 14 y 15 billones de pesos– derivado del proyecto que se radicará ante el Congreso en julio próximo.


Con la nueva reforma tributaria el Gobierno espera articular las acciones emprendidas en materia de recuperación económica. El asunto se ha planteado como “una triada de soluciones” en la que la reducción de la pobreza, la recuperación del empleo y la sostenibilidad fiscal son los ejes de la hoja de ruta. Queda, pues, claro que la reforma tributaria será un elemento fundamental de los planes del Gobierno en materia macroeconómica para el próximo año y para la planeación de las cuentas públicas en el mediano plazo.


Según lo señalado por el ministro de Hacienda, las inversiones previstas en diferentes frentes y vigencias para impulsar el crecimiento económico ascenderán a los 155 billones de pesos.

Dos elementos son claves para hacer realidad lo previsto en el MFMP: la reactivación y la inmunidad. Se trata de dos elementos entrelazados entre sí: el proceso de reactivación y apertura de prácticamente todos los sectores económicos y comerciales ha coincidido con el tercer y más extendido pico de la pandemia.


Conquistar avances sustanciales en materia de vacunación debe ser la prioridad para el Gobierno. Expertos como el exministro de Hacienda Mauricio Cárdenas han señalado que la meta debería ser tener vacunado al 60% de la población en septiembre próximo (vamos en poco más de 24%).

Una de las mayores apuestas del Gobierno en materia fiscal en el corto y mediano plazo consiste en aumentar los ingresos con relación al PIB. Concretamente, la meta fijada por el MFMP consiste en pasar del 16,2% al 17%. Se trata, nuevamente, de una expectativa directamente relacionada con la reforma tributaria que se presentará el próximo mes. Así, el incremento vendría por cuenta de los nuevos ingresos permanentes derivados de esa reforma y de un fortalecimiento de la DIAN –esto es, recaudando más.


En esta línea el Gobierno se fijó una meta ambiciosa con respecto al gasto, pues espera pasar del 23,2% al 19,6%. Esto vendría por vía de reducciones en gastos temporales y ajustes en la inversión pública. El objetivo es significativo, sobre todo si se tiene en cuenta que al mismo tiempo se pondrán en marcha programas centrados en estímulos al empleo y combate de la pobreza.


El ministro de Hacienda también dio algunos detalles del contenido de la reforma tributaria. Señaló, por ejemplo, que se espera consolidar un “nuevo anclaje fiscal”, con una propuesta de regla fiscal que fije metas de deuda en el mediano plazo. En este texto que escribimos el año pasado les contamos en qué consiste la regla fiscal, para qué sirve y cómo ha cambiado, especialmente en tiempos de pandemia.


Y, a propósito de mediano plazo, el Gobierno espera que el país tenga un crecimiento promedio de 3,7%.


Un último dato entregado por el ministro de Hacienda durante la presentación llamó la atención. Según sus cuentas, las medidas de mitigación puestas en práctica por el Gobierno nacional con el objetivo de atender las consecuencias de la pandemia “representaron 11% del PIB dentro y fuera del presupuesto”.


Nuestra más reciente verificación del desembolso de recursos desde el Fondo de Mitigación de Emergencias (FOME), con corte al 8 de junio, dio cuenta de que este sigue teniendo 40,5 billones de pesos.


Aunque el MFMP es una herramienta siempre útil para dar línea sobre cómo está pensando el Gobierno el presente y el futuro de las cuentas públicas, el recién presentado tiene especial importancia, pues da cuenta de cómo se está planeando el camino de la recuperación pospandemia. Reforma tributaria, énfasis en el empleo, menos déficit y un Estado que gaste menos. Manos a la obra.