¿Argumentos o prejuicios? Es hora de subir la calidad del debate