¿Una tarifa única para el impuesto de renta a personas naturales?

Actualizado: 5 sept

La reforma tributaria para la equidad y la justicia social incluye como propuesta la unificación de tarifas del impuesto de renta para personas naturales sobre todos los tipos de ingresos recibidos: laborales, pensionales, capital, no laborales, dividendos y ganancias ocasionales. Actualmente, cada persona cuenta con tres cédulas tributarias y cada una tiene un esquema de tributación diferente. En la reforma se propone que todos los ingresos gravables se sumen y se aplique el mismo esquema de tributación correspondiente a las tarifas de la “cédula general”, establecidas en el Artículo 241 del Estatuto Tributario.


Esta propuesta ha generado preocupación a empresarios e inversionistas. En particular, se señala que cualquier inversión en una empresa ya enfrenta una tarifa del 35% sobre las utilidades. Después de pagar este impuesto, las utilidades netas del impuesto pueden repartirse como dividendos entre los socios. Con la reforma, si uno de los socios enfrenta una tarifa sobre los últimos pesos devengados del 28%, recibiría menos de la mitad de las utilidades brutas que le corresponden. Por lo tanto, la tarifa sobre el retorno de las inversiones en una empresa sería de más del 50%. Dicho esto, el número de personas que tienen ingresos tan altos como para enfrentar una tarifa del 28% sobre los últimos dividendos devengados es muy baja. En particular, sólo el 6% de los declarantes enfrentaría una tarifa del 28% o más. No obstante, este 6% de los declarantes declaran el 83% de los dividendos. La preocupación de empresarios e inversionistas sí tiene fundamento.


Las anteriores consideraciones llevan a un dilema. Por un lado, la consolidación de todas las rentas gravables para determinar el impuesto sobre el último peso devengado simplifica las declaraciones y las hace más progresivas. Por el otro, un aumento tan significativo para un porcentaje tan grande de los últimos pesos devengados en dividendos y ganancias ocasionales desincentiva la inversión y estimula la evasión y la elusión, atentando contra el principio de eficiencia. ¿Cómo se puede salir de este dilema?


Una posible salida es disminuir la tarifa del impuesto de renta a las empresas. Por ejemplo, se podría considerar disminuir la tarifa del 35 al 30%. No obstante, esto abriría un hueco fiscal de alrededor de $10 billones de pesos anuales. Teniendo en cuenta que el gobierno se comprometió a no tocar a las personas naturales que devengan menos de $10 millones mensuales y a no tocar el tema del IVA, no parece nada fácil tapar ese hueco fiscal. Por tanto, disminuir la tarifa del impuesto de renta a las empresas no parece ser viable ni política ni fiscalmente.


Ante esta disyuntiva, todo parece señalar que el gobierno va a dar marcha atrás sobre la propuesta de consolidar todas las rentas gravables en una sola cédula. Sin embargo, existe una forma de salvar esta iniciativa sin crear un enorme hueco fiscal. La siguiente es una propuesta donde se simplifican significativamente las declaraciones de impuesto de renta para las personas naturales y se atenúa el impacto sobre la eficiencia.


La propuesta consiste simplemente en una tarifa única del 20% cuando las rentas gravables sumen más de 1090 unidades de valor tributario (UVT) anuales (casi $3.5 millones mensuales). En la actualidad, el impuesto de renta a personas naturales tiene tarifas del 10, 19, 28, 33, 35, 37 y 39% sobre los últimos pesos devengados, dependiendo del origen y de la suma de los pesos devengados. En esta propuesta todas estas tarifas desaparecerían y toda renta gravable por encima de 1090 UVT pagaría un 20% en impuestos, independientemente de su origen.

UVT- Desde

UVT - Hasta

Tarifa marginal actual

Impuesto a cargo actual

Tarifa marginal actual

Impuesto a cargo propuesto

0

1090

0%

0

0%

0

> 1090

1700

19%

(Base gravable en UVT menos 1090) x 19%

20%

(Base gravable en UVT menos 1090) x 20%

> 1700

4100

28%

(Base gravable en UVT menos 1700) x 28% + 116 UVT

20%

(Base gravable en UVT menos 1090) x 20%

> 4100

8670

33%

(Base gravable en UVT menos 4100) x 33% + 788 UVT

20%

(Base gravable en UVT menos 1090) x 20%

> 8670

18970

35%

​(Base gravable en UVT menos 8670) x 35% + 2296 UVT

20%

(Base gravable en UVT menos 1090) x 20%

> 18970

31000

37%

(Base gravable en UVT menos 18970) x 37% + 5901 UVT

20%

(Base gravable en UVT menos 1090) x 20%

> 31000

En adelante

39%

​(Base gravable en UVT menos 31000) x 39% + 10352 UVT

20%

(Base gravable en UVT menos 1090) x 20%

El efecto de esta propuesta sobre el impuesto sobre los últimos pesos devengados depende del origen y el monto total de las rentas gravables. Considérese por ejemplo el caso de las ganancias ocasionales. En la actualidad, la tarifa para la mayoría de ganancias ocasionales es del 10%. Con nuestra propuesta, la tarifa sería del 0% si las rentas gravables de la persona no alcanzan las 1090 UVT y 20% para los ingresos que superen este umbral.


El efecto sobre la eficiencia y la progresividad no es fácil de estimar. Sin embargo, la teoría indica que, al reducirse las tarifas sobre los últimos pesos devengados, aumenta la eficiencia. En particular, habría más incentivos para invertir y trabajar y menos incentivos para eludir y evadir. Con una declaración de renta más simple para personas naturales se haría más fácil que en un futuro se amplíe la base de declarantes. En la actualidad, no más del 5% de las personas declaran renta. Más aún, una declaración de renta más simple puede significar un mayor recaudo y facilitar la fiscalización.


Desafortunadamente, el efecto sobre la progresividad es negativo, como se muestra en la siguiente gráfica:

La gráfica muestra el impacto sobre los impuestos mensuales a cargo para varios perfiles de hogares, ordenados desde los de menores ingresos hasta los de mayores ingresos. La simulación incluye la consolidación de las rentas gravables en una única cédula y los topes a las deducciones y exenciones, elementos ya incluidos en la reforma tributaria presentada por el gobierno. Adicionalmente, se incluye la consolidación de una única tarifa del 20% para las rentas gravables por encima de 1090 UVT para las personas naturales, como se ha especificado en esta propuesta. Como consecuencia, el 1% más rico del país pagaría casi $700 mil pesos menos en impuestos cada mes. Dicho esto, el análisis nos indica que el impacto sobre el recaudo no sería mayor a $2.5 billones anuales o menos del 0.2% del PIB.


Ninguna alternativa es completamente mejor que la otra en los criterios constitucionales de equidad, progresividad y eficiencia. Cada propuesta se enfrenta a un dilema de priorización. Ahora bien, en esta propuesta, consideramos que las ganancias en simplicidad y eficiencia superan las pérdidas de recaudo y progresividad. En el largo plazo, es necesario reducir la carga tributaria a las empresas. Mientras tanto, la propuesta aquí presentada simplifica las declaraciones de renta, aumenta la eficiencia del sistema tributario y sirve de base para que eventualmente se amplíe la base de declarantes.