¿Qué tan buena idea es pedirle prestado al Banco de la República?