Imprimir billetes o no imprimir billetes: esa es la cuestión