top of page

¿Cómo quedó el Plan Financiero para el 2023?

El Plan Financiero es un instrumento de planificación que permite formular las previsiones de ingresos, gastos y alternativas de financiamiento necesarios para cumplir con el Presupuesto General de la Nación y el Plan Nacional de Desarrollo.

El proyecto de Presupuesto General de la Nación para este año sufrió varias modificaciones durante su trámite debido principalmente al cambio de gobierno. Una de ellas fue la adición en primer debate de $14,2 billones. Esta adición se debió a ajustes realizados a las proyecciones de algunas variables macroeconómicas contenidas en el Plan Financiero del Marco Fiscal de Mediano Plazo 2022 (MFMP 2022), como la inflación, por ejemplo.

El pasado 22 de diciembre el Ministerio de Hacienda y Crédito Público presentó una actualización del Plan Financiero para el 2023. Este documento contiene una actualización de todas las variables macroeconómicas para este año que inicia, un resumen del cierre fiscal del año pasado y el Plan Financiero de 2023 frente a lo proyectado en el MFMP 2022. En esta entrada les contaremos los detalles de esta actualización.

En primer lugar, es necesario mencionar que habrá un aumento en el gasto público en el 2023. Este gasto será financiado con un incremento en los ingresos de $28 billones, producto de un mejor desempeño económico al esperado en el 2022 ($8 billones), y de los recursos adicionales provenientes de la Reforma Tributaria para la Igualdad y la Justicia Social, sancionada en diciembre del año pasado ($20 billones).

Estos recursos se gastarán en programas sociales del nuevo gobierno ($17 billones), en subsidios a los combustibles a través del Fondo de Estabilización de Precios de los Combustibles ($7 billones), y en el pago de intereses de deuda pública ($5 billones).

En segundo lugar, en cuanto a las variables macroeconómicas, el Ministerio de Hacienda proyecta que el déficit fiscal se reduciría a 3,8% en el 2023. La inflación se proyecta que cerrará el año en 7,2%. Esto es positivo teniendo en cuenta que en el 2022 cerramos con el dato de inflación más alto en muchos años. Desafortunadamente esta proyección está 2 puntos porcentuales por encima de lo proyectado en agosto del año pasado.

Por otro lado, sigue preocupando el déficit fiscal del Fondo de Estabilización de Precios de los Combustibles. El Presupuesto General de la Nación para este año destina $19 billones de pesos para cubrir este hueco. Con la actualización del Plan Financiero serán $26 billones de pesos los recursos que irán a subsidiar el precio de los combustibles.

En síntesis, el Ministerio de Hacienda trata de dar un mensaje de responsabilidad fiscal y de confianza para los mercados anunciando el mayor ajuste fiscal de toda la historia. Sin embargo, desde el Observatorio Fiscal consideramos que esa reducción en el déficit como porcentaje del PIB no se debe únicamente a un esfuerzo del Gobierno por gastar menos sino también a buen desempeño económico del 2022.


Finalmente, invitamos a la ciudadanía a estar muy atenta a la adición presupuestal que el Gobierno nacional presentará al Congreso de la República a inicios de febrero. Con esta adición podremos conocer el destino de los recursos que se espera recaudar con la reforma tributaria. El balance final de esa reforma en términos de progresividad, equidad y eficiencia dependerá del destino específico de cada peso recaudado.

Comments


bottom of page