Taparse la cabeza y descubrirse los pies: las subidas y bajadas del Presupuesto 2022