Libro Blanco del FOME: un avance en transparencia sobre el uso de los recursos para la emergencia

Actualizado: abr 15

El pasado 24 de marzo el Ministerio de Hacienda publicó un documento que contiene detalles sobre las fuentes de financiación y el destino de los recursos públicos empleados para conjurar la crisis ocasionada por el Covid-19 a través del Fondo de Mitigación de Emergencia (FOME).


Se trata de “El Libro Blanco del Fondo de Mitigación de Emergencias”, el cual puede consultarse en este enlace. La publicación constituye un avance importante en términos de transparencia pues entrega nuevos elementos para que los colombianos se acerquen, cada vez más, a conocer el destino de los recursos públicos empleados en la atención a la emergencia, peso por peso.


Hacer seguimiento a los recursos públicos destinados para la atención de la pandemia es una tarea que demanda tiempo y paciencia, pues se requiere navegar una gran cantidad de documentos, resoluciones, decretos y contratos. Muy pocos ciudadanos de a pie tienen tiempo para hacerlo. Como lo contamos hace unos meses, a nosotros nos tomó 26 días hacer una primera inmersión.


Para aproximarse a los gastos detallados hechos por el Gobierno nacional durante la emergencia es necesario invertir horas frente al computador. En la sección Medidas Covid - 19 de la página web del Ministerio de Hacienda se presenta una caracterización general en la que se exponen los recursos apropiados, comprometidos y pagados a nivel nacional, así como para cada uno de los sectores a través de los que se han ejecutado dineros: Agricultura; Comercio, industria y turismo; Cultura; Defensa; Educación; Hacienda; Inclusión social; Justicia; Minas y energía; Presidencia; Relaciones exteriores; Salud; Trabajo; y Vivienda.


Sin embargo, para tener una aproximación más detallada es necesario hacer un seguimiento más minucioso. Se trata de una tarea que debe hacerse en dos etapas. En primer lugar, hay que documentar los traslados de recursos realizados desde el FOME a las demás entidades del orden nacional. Estos se presentan en la sección Presupuesto – Covid 19 de la página del Ministerio de Hacienda.


En la segunda etapa hay que repasar los gastos hechos directamente por el Ministerio de Hacienda, y que aparecen publicados en el Portal de Transparencia Económica. No obstante, en este punto aparece un problema: actualmente, desde la página de inicio del Portal solo se puede acceder a los compromisos adquiridos durante 2021 –para acceder a los de 2020 hay que tener los enlaces directos a cada compromiso, algo que probablemente no todos los ciudadanos preocupados han guardado en la pestaña de favoritos de su navegador–. Por fortuna, nosotros guardamos los enlaces el año pasado y aún podemos acceder a esta información.


Los hallazgos derivados de este proceso los presentamos en el informe Un año de Covid - 19: ¿Cómo va la transparencia en el manejo de los recursos públicos?. Adicionalmente, estamos presentando una actualización mensual de los desembolsos desde el FOME para consulta de la ciudadanía. Allí se documentan todos los traslados realizados desde el Fondo y los compromisos adquiridos directamente por el Ministerio de Hacienda.


Habiendo repasado este panorama, vamos al Libro Blanco, que se constituye en un avance significativo en términos de transparencia respecto al reporte del uso de los recursos públicos.

Son varias las razones para destacar este ejercicio:


1. Expone de forma unificada el marco legislativo del FOME. Este es un avance, pues antes de la publicación era necesario indagar entre numerosos decretos y resoluciones publicados en diversas fuentes.


2. Detalla el proceso mediante el cual se desembolsan los recursos desde el FOME a las diversas entidades del orden nacional, el cual se presenta en el siguiente diagrama:


Fuente: Ministerio de Hacienda y Crédito Público

3. Presenta de forma unificada los decretos mediante los que se realizaron adiciones de recursos al FOME, exponiendo la fuente de financiación. Anteriormente era necesario leer el contenido detallado de todos los documentos legislativos, los cuales se presentaban sin diferenciarse de las resoluciones de traslados de recursos.


4. Describe el proceso mediante el cual los recursos no comprometidos del FOME durante la vigencia 2020 fueron incorporados al Presupuesto General de la Nación para 2021. Estos ascienden a $18,5 billones de pesos.


5. Actualiza la información sobre el destino planeado de los recursos del FOME entre los tres ejes de atención de la emergencia, que son: atención de la emergencia sanitaria; atención de la población en condición de vulnerabilidad; y medidas para preservar el empleo y la actividad económica. Inicialmente, el Gobierno nacional había presentado este detalle en el Marco Fiscal de Mediano Plazo, cuando el FOME contaba con $25,5 billones de pesos, pero no se había presentado luego de la adición de $15 billones para cumplir lo señalado por la Ley 2060 de 2021 –mediante la cual se extendieron los programas de apoyo al pago de nóminas durante la emergencia–. El uso de los recursos aprobados del FOME es el siguiente:



6. Presenta la magnitud de las inversiones en cada frente de la emergencia –como la ampliación de la oferta de salud, el aseguramiento de salud, el Programa de Pruebas, Rastreo y Aislamiento Selectivo Sostenible (PRASS) y la adquisición de vacunas, entre otros–. También expone que en el sector salud hay $4,7 billones de pesos sin uso específico, los cuales han sido priorizados para atender necesidades adicionales entrantes. En el pasado, para conocer el detalle de los presupuestos por programa era necesario consultar, una por una, las resoluciones de traslado de recursos.


7. Por último, el Libro Blanco presenta de forma unificada el presupuesto de cada uno de los programas realizados alrededor de la emergencia.


El Libro Blanco del FOME constituye un avance significativo en términos de transparencia. Este documento le permite informarse mejor a una ciudadanía cada vez más interesada en conocer cómo se está gastando su dinero, con un importante nivel de detalle. Este es un avance que se debe reconocer y celebrar.


Siguiendo esta línea, hay otras áreas en las que conviene avanzar. A partir de la información publicada por el Gobierno nacional aún no se puede identificar el destino específico de los recursos públicos empleados en la emergencia, peso por peso. Para esto se necesitaría de alguna plataforma en la que se publiquen todos los documentos que hacen parte de los procesos contractuales de cada proceso de ejecución de recursos.


Esta plataforma debería ser accesible para toda la ciudadanía, cumpliendo con el principio de proactividad en la divulgación de información ordenado por la Ley 1712 de 2014, de Transparencia y del derecho de acceso a la información pública nacional.


Una última recomendación: el Libro Blanco demostró que la información puede estar disponible y que es posible compilarla de forma ordenada. El siguiente paso podría ser una plataforma que actualice de forma periódica la información allí expuesta. Aunque hay datos que se actualizan con regularidad en la página del Ministerio de Hacienda, conviene que este nivel de detalle exista siempre y para todos los frentes de gasto.


Que exista información cada vez más completa sobre el gasto de la plata de todos será siempre una buena noticia. Enhorabuena. El siguiente paso es que la información sobre cada peso del Presupuesto General de la Nación -no solo de los recursos de la emergencia- se le presenten de esta manera a la ciudadanía.