El próximo presidente y una eventual reforma tributaria (volumen 2)

Actualizado: 23 feb

Seguimos con nuestro repaso por los planteamientos que candidatos y precandidatos presidenciales han expresado hasta el momento respecto a la posibilidad de hacer durante sus eventuales mandatos una nueva reforma tributaria.

Como les contamos en la primera entrega de esta indagación, se trata de un ejercicio con el que buscamos aterrizar las propuestas electorales que se han tomado el país, analizando su factibilidad, nivel de detalle y viabilidad.


Aunque el país está en modo campaña –de hecho, falta menos de un mes para las elecciones legislativas–, los programas de gobierno a la Presidencia de la República están todavía en una suerte de obra gris.


La baraja de aspirantes solo se decantará el próximo 13 de marzo; ese día, además de votar para la conformación de un nuevo Congreso, los ciudadanos podrán elegir al candidato o candidata de su coalición favorita. Ese día se podrá pedir el tarjetón de la consulta del Pacto Histórico, la coalición Centro Esperanza, o la coalición Equipo por Colombia. Es importante tener en cuenta que solo se podrá votar por una de las coaliciones.


Quienes resulten ganadores de estas consultas se unirán en el partidor de la primera vuelta a los candidatos que tienen aval de partidos o que decidieron no sumarse a coaliciones con otros aspirantes.


Mientras ese panorama se termina de despejar, seguimos mirando las propuestas de los diferentes aspirantes a la Presidencia.


Federico Gutiérrez, exalcalde de Medellín, competirá en la consulta de la coalición Equipo por Colombia. A su juicio, antes de hablar de una reforma tributaria, lo primero que tiene que darse es austeridad en el gasto y la existencia de “los mecanismos para que los recursos que hoy ya existen se utilicen en las regiones”. Al respecto, comentó que “hoy existen 14 billones de pesos sin ejecutar desde las regiones del Fondo de Regalías”.


Y agregó: “Si alguna reforma se da, que no afecte la clase media ni la clase vulnerable”.

Se trata de propuestas interesantes que deben aterrizarse. Por ejemplo, como hemos señalado, si bien el ahorro que han permitido los planes de racionalización del gasto impulsados por el Gobierno nacional –tanto a nivel de decretos y de directivas como de leyes, siendo la más reciente la reforma tributaria de 2021– han permitido ahorros cercanos a los 3 billones de pesos, se trata de cifras comparativamente bajas en el contexto de las cuentas públicas.


Por otra parte, ¿qué mecanismos son los que se impulsarían para dinamizar los niveles de gasto público? Y, si se elimina carga tributaria –o no se pone nueva– para la clase media, ¿quiénes tendrían que pagar?


Por su parte, Camilo Romero, excongresista y exgobernador de Nariño, participará en la consulta interna del Pacto Histórico. En su opinión, la reforma tributaria “hay que hacerla. Esta, sin embargo, tendría ser “contraria a la que ha existido permanentemente en Colombia”, pues debería “cumplir con la tarea de redistribuir los recursos que se tienen en la sociedad colombiana”.


En opinión de Romero, hoy la carga impositiva recae “en la clase media y la clase más empobrecida” pues, “en tasa efectiva, paga más un asalariado que alguien que tiene rentas de capital”.


Preguntado sobre las iniciativas que contemplaría una reforma en ese sentido, Romero afirmó que consistiría en una “eliminación de privilegios y exenciones”, y un “desmonte de la reforma tributaria de 2019”. Esta propuesta está mucho más aterrizada. Hablar del desmonte de la reforma tributaria de 2019 implica, por ejemplo, eliminar gabelas tributarias a los grandes capitales por cerca de 9 billones de pesos.


Preguntado sobre el principal reto económico que tendría su presidencia, Romero dijo que sería “empatar el concepto de desarrollo económico ligado a la premisa de superar la desigualdad y la pobreza”.


Por su parte, Sergio Fajardo, exalcalde de Medellín, exgobernador de Antioquia y excandidato presidencial –quien participará en la consulta de la coalición Centro Esperanza– ha propuesto una reforma tributaria que haga que quienes tienen más, paguen más.


"Toca a las personas que hemos tenido mayores privilegios, aportar más a Colombia. Esos que están tomándose la foto hoy, que ya sabemos quienes son, son los que van a robar cuando lleguen al poder. Nunca los que pagan para llegar van a gobernar bien”, aseguró.


Aterrizando esta propuesta, Fajardo ha señalado como bases de una reforma tributaria la implementación de nuevos impuestos al patrimonio y a los dividendos, además de la eliminación de excepciones que hoy permiten que personas de mayores ingresos paguen tasas impuestos más bajos en proporción con sus ingresos.


Cerramos este repaso con Enrique Gómez, quien es el candidato del Movimiento de Salvación Nacional. A su juicio, es indispensable hacer una reforma tributaria”, pues es algo que “se necesita”.


“Si queremos un Estado grande, eso cuesta. Perdemos el 12% de la energía por falta de inversión”, agregó.


Con relación a los detalles de sus propuestas, Gómez ha adelantado ideas respecto a la eliminación de costos laborales no salariales. “El empresario no tiene por qué pagar el SENA, el ICBF ni las cajas de compensación. Eso no más –12 puntos de la nómina– va a disparar la creación de empleo”, aseguró.


Un aspecto clave por conocer de esta propuesta tiene que ver con las fuentes de ingreso que se planteen en el marco de la reforma tributaria, y de dónde saldrían los recursos para reemplazar lo que actualmente ingresa a las cuentas públicas por concepto de parafiscales.


Se trata, indudablemente, de propuestas que van reflejando cada vez más y de mejor forma la visión de país de cada uno de los candidatos y precandidatos. Conocer las implicaciones y la viabilidad de lo que se le plantee a la ciudadanía es clave para votar bien.