#DebateReformaTributaria: el recaudo tributario que esperan los candidatos presidenciales

¿Cómo debe ser la próxima reforma tributaria? ¿Dónde debería poner sus énfasis de recaudo? ¿Cuáles son las fuentes ideales de financiación para atender el creciente déficit del Estado colombiano? Estas son las preguntas que vienen conduciendo el trabajo que estamos haciendo de forma conjunta con la Fundación Fescol y la firma Cifras y Conceptos.

De izq. a der. || Luis Carlos Reyes (Observatorio Fiscal PUJ), María Fernanda Valdés (FESCOL), John Milton Rodríguez (Candidato por Colombia Justa Libres), Ingrid Betancourt (Candidata por Verde Oxígeno), Enrique Gómez (Candidato por Salvación Nacional) y César Caballero (Cifras y Conceptos). Foto: Observatorio Fiscal PUJ

Más allá de las respuestas con soporte técnico –muy necesarias en esta época electoral–, el proceso nos ha dejado una evidencia poderosa: sí es posible hablar con detalle, profundidad y coherencia sobre este detalle. Y es posible que los candidatos presidenciales tengan conversaciones de este tipo, de cara al país, sin agresiones ni descalificaciones.


El pasado 22 de marzo nos acompañaron a hacerlo Ingrid Betancourt, candidata por el Partido Verde Oxígeno; Enrique Gómez, candidato por Salvación Nacional; y John Milton Rodríguez, candidato por Colombia Justa Libres.


Además de compartir sus propuestas con respecto a temas como qué tipo de exenciones mantendrían o eliminarían, y qué acciones les proponen a los colombianos para atajar el déficit, los aspirantes a la Presidencia de la República abordaron con profundidad y detalle cuáles son sus propuestas para aumentar el recaudo tributario –y en cuánto se proponen hacerlo–.


En esta ocasión les presentamos lo más destacado de sus planteamientos al respecto.

“Para nosotros, la meta sería un recaudo del 17,5 por ciento”, dijo Ingrid Betancourt. La candidata por Verde Oxígeno reiteró que no hará una reforma tributaria.


“No es procedente, no es legítimo hacer una reforma tributaria. No lo es por el contexto de crisis social que tenemos en este momento, y por el porcentaje de corrupción que hay en este momento en el Estado colombiano”, aseguró. “Los colombianos sienten que pagar impuestos es una extorsión, porque la mayoría de estos van a un hueco negro que no hemos podido tapar, que es lo que se roban los corruptos, y que llega a cuentas bancarias en el exterior”, agregó.


“Lo más importante para nosotros después de la elección, y los tres primeros años de nuestro gobierno es cambiar la estructura del gasto público, pero sin engendrar un caos social que ya vemos las repercusiones que tiene sobre nuestra economía y sobre la política colombiana”. ¿Cómo cumplir, entonces, con la meta de ingresos del 17,5 por ciento del PIB? La aspirante presidencial explicó los tres ejes de su propuesta para lograrlo. En primer lugar, “vamos a llamar a una contribución solidaria. En esto vamos a copiar un poquito lo que hizo Álvaro Uribe en 2002, que llamó a una contribución solidaria de las empresas con mayor capacidad tributaria para financiar la guerra. Este impuesto de guerra logró que se financiara la modernización de las Fuerzas Militares y de la fuerza pública en general”.


“Nosotros estamos en el contexto inverso: queremos financiar la paz, el gasto social, para enfrentar la crisis social que tenemos en este momento. Esta contribución va a ser temporal, de tres años, a las empresas y personas naturales de más de 3.000 millones de renta líquida, nos va a permitir un ingreso de 5 billones de pesos”, sostuvo.


En segundo lugar, planteó una reforma constitucional que permita unir el Sistema General de Participaciones con el Sistema General de Regalías. “Tenemos un rezago de 9 billones de pesos que están en una cuenta, que no se han causado, que están ahí y que necesitamos para poder financiar el déficit fiscal”, dijo.


El tercer eje de lo planteado por Betancourt gira en torno al precio del petróleo. “El cálculo que tenemos es que, por cada dólar de aumento del precio del petróleo, podemos recuperar 3,5 billones de pesos en el Presupuesto Nacional. Tenemos el cálculo de que, con un barril a 90 dólares, estamos aumentando en 10 dólares, el cual serían 35 billones de pesos. Esto nos permite, sin reforma tributaria, cumplir con la meta”, puntualizó la candidata.


Por su parte, John Milton Rodríguez –quien se fijó como meta alcanzar un recaudo de 6 puntos porcentuales del PIB, es decir, una cifra cercana a los 60 billones de pesos, estimó que garantizar el aumento del recaudo no se debe limitar solamente al tema tributario.


“Si nos quedamos solo en el tema tributario, vamos a pegarle una apretada terrible a la clase media y trabajadora en Colombia. Y es la clase media la que está permitiendo la dinámica económica en este país. Lo que tenemos que hacer es incrementar el mercado. Yo soy más de meterle mucha fuerza y más empeño a ampliar los mercados internacionales, de modo que favorezca el volumen de tributación, más que la misma base de tributación”, señaló.


A pesar de esto, Rodríguez enfatizó que una reforma es necesaria. “Una reforma tributaria claro que hay que hacerla. Y hay que hacerla para darle muchos más dientes a la DIAN frente al tema del contrabando y de la evasión de impuestos. Nosotros necesitamos que la DIAN pueda no solamente encontrar una situación de evasión o de contrabando, sino sancionatoria”, aseguró el candidato.


A estas acciones, reiteró Rodríguez, hay que sumar acciones de otro orden. “El problema nuestro, más allá de poner más impuestos, es ser mucho más categóricos y contundentes con los cánceres que tenemos en Colombia, como son el contrabando, la corrupción y la evasión de impuestos”, agregó.


En cualquier caso, la reforma tributaria no sería la única necesaria en un contexto como el actual. Sobre el particular, dijo: “La reforma tiene que ir acompañada de una reforma pensional. Hablábamos, por ejemplo, del régimen de prima media, respetando los derechos adquiridos, pero para los nuevos tienen que eliminarse los subsidios, que no tienen ningún sentido –son entre 6 y 8 billones de pesos que el Estado paga sin ningún sentido, y no tiene por qué hacerlo–“.


Por último, el candidato de Colombia Justa Libres subrayó la necesidad de tocar el tema de las exenciones tributarias. Según estimó, al hacer reformas en este frente, eliminando gabelas, “tendríamos una posibilidad de entre 4 y 7 billones de pesos que podríamos recuperar para los tributos de Colombia”.


Entre tanto, el candidato Enrique Gómez aseguró que “sin reforma tributaria estructural, este país no sale al otro lado”. Respecto a los énfasis de esta reforma, estimó que “hay espacio para poner carga tributaria en las personas naturales de altos ingresos”.


“Hay que empezar a aumentar la base tributaria al ciento por ciento de los colombianos en un proceso progresivo dentro de las tablas que existen, y hay que introducir la cultura tributaria progresivamente, ampliando y formalizando al colombiano”, sostuvo.


“Pensamos que, entre algunas de las deducciones, y posiblemente un aumento de tasa en personas naturales de altos ingresos se puede tener entre 18 y 22 billones de pesos de aumento en renta –pasar de 77 billones, aproximadamente, a cerca de 97 billones en renta–. Sumo 20 billones y resto 4 billones de parafiscales”, agregó el aspirante de Salvación Nacional.


A juicio de Gómez, “los costos laborales no salariales en nómina son una enorme limitación a la creación de empleo”. Entonces, agregó, “de esos 20 billones, que podemos lograr a través del aumento de declarantes de renta y aumento de presión fiscal, bajamos a 16 billones”.


“Estamos hablando de que la Curva de Laffer en un escenario de recuperación económica nos puede agregar 10 billones de más tributación. La tasa alta desestimula la formalización”, aseguró Gómez.


Otra fuente planteada por el candidato tiene que ver con el combarte de la elusión en el régimen contributivo de la seguridad social en salud: “Tenemos 41 billones de pesos dedicados para el presupuesto general de seguridad social en salud, tenemos solo 24 millones de personas en el contributivo y más de 30 millones de personas en el subsidiado. El estimado más conservador es que 12 millones de personas están en el subsidiado sin merecerlo, sin ser verdaderos destinatarios, por la lentitud en la depuración del Sisben”.


“Un cálculo conservador: que solo de esos 12 millones logremos introducir a la formalidad y sacar el régimen subsidiado a 6 millones de personas, nos representa un incremento de ingresos para la seguridad social en salud de 10 billones de pesos al año”, añadió.


Por último, para Gómez se puede hacer énfasis en una fuente adicional para obtener ingresos para el estado colombiano: las regalías del oro. “Dentro del proceso de la regalía del oro, el 80 por ciento del oro en Colombia se explota y exporta sin tributarle un solo peso por impuesto o regalía a la Nación”, dijo.


“Nosotros estimamos que ahí podemos sumar unos 2 a 3 billones de pesos de regalías de rentas y rentas no percibidas. Ahí estamos en el universo de los 28 billones de pesos para una reforma estructural seria, que se puede implementar con cultura, con difusión y con sentido de responsabilidad ciudadano, pero sin aumentar la carga a las empresas, que son verdaderamente las generadoras del empleo y de la riqueza”, puntualizó.


Seguiremos metiéndole el diente a las propuestas de los candidatos y, sobre todo, invitándolos a que aborden con este nivel de profundidad los temas tributarios que el país pide.


A los candidatos que están hablando con altura y detalle, gracias. A los que no lo han hecho todavía, los invitamos a que lo hagan. La gente está escuchando y ya no come entero.