Cambio climático, impuestos y supervivencia: por qué nos debe importar la COP26