¿Quiere vivir de la renta? El diablo está en los detalles -y en la reforma que viene-