Presupuesto flash: mucho afán, poco debate y bastantes preguntas