Normalizaciones tributarias: cuando hacerse el bobo es la mejor forma de ser un vivo