Los debates de la reforma tributaria no están al alcance de la ciudadanía

Actualmente los debates de la reforma tributaria no están al alcance de la ciudadanía.

El año 2022 será recordado intensamente porque se tramitaron dos reformas económicas estructuralmente importantes de forma simultánea: el proyecto de reforma tributaria “para la igualdad y la justicia social” y el proyecto de PGN para el 2023. La reforma fue radicada el ocho de agosto, el primer día de gobierno de Gustavo Petro, y el PGN 2023 fue radicado el 29 de julio, cumpliendo con el cronograma presupuestal. La simultaneidad de estos debates ha dividido la atención nacional y la disposición de tiempo para hacer análisis.


Actualmente, ambos proyectos se están debatiendo de forma simultánea en el Congreso de la República. Se espera que el PGN 2023 sea aprobado antes del 20 de octubre y que la reforma tributaria sea aprobada el primero de noviembre. De esta forma, los recursos generados en la reforma tendrían que incorporarse al PGN 2023 mediante una ley de adición presupuestal.


El proyecto de reforma tributaria fue presentado como el más progresivo y equitativo de las últimas décadas y ha centrado la atención del país. Los principales aspectos del proyecto son eliminar algunos tratamientos preferenciales a las empresas e incrementar los impuestos a las personas que ganan más de $10 millones de pesos mensuales, quienes corresponden al 1% más rico del país. En la versión inicial se proponía recaudar $25 billones de pesos anuales, que se incrementarían hasta los $50 billones a través de la gestión de la DIAN.


Luego de la radicación el proyecto quedó en manos del Congreso de la República. La Cámara de Representantes asignó el estudio de esta iniciativa a las comisiones terceras del Senado y la Cámara de Representantes. Dada la relevancia de este proyecto para el plan de gobierno, se le dio mensaje de urgencia, lo que quiere decir que este será debatido por estas comisiones de manera conjunta y posteriormente pasaría a ser debatido de forma simultánea en las plenarias del Senado y la Cámara de Representantes. La presidenta de la Comisión Tercera de Cámara, conforme al reglamento del Congreso, designó como ponentes a un grupo de parlamentarios que hacen parte de estas comisiones garantizando que haya representación de todos los partidos políticos. En ese sentido, el proyecto quedó específicamente en manos de estos congresistas designados como ponentes, quienes están encargados de presentar una ponencia para que sea votada por cada corporación (comisiones económicas y plenarias). Los ponentes pueden presentar el proyecto del gobierno nacional con modificaciones o una ponencia de archivo para rechazar el proyecto. Durante todo el proceso de elaboración de esta ponencia el Gobierno sigue teniendo influencia y en la práctica ocurre que el Ministerio de Hacienda y Crédito Público consolida la versión final que se radica.


Para el primer debate se presentaron dos ponencias. La primera, por parte de dos congresistas, es de archivo para que no se apruebe el proyecto y la segunda, por la mayoría de ponentes, corresponde al proyecto presentado por el gobierno con modificaciones. En la versión actual se modifican la mayoría de artículos presentados en la versión inicial y se incluyen 27 artículos nuevos. Con esta versión se propone recaudar $22 billones anuales; sin embargo, en la ponencia no se expone el detalle de la distribución de las fuentes de este recaudo esperado, lo cual lamentamos porque dificulta el análisis de sus implicaciones en el bolsillo de los ciudadanos y la economía en general.


Un aspecto central de la reforma tributaria es la transparencia en el proceso de consolidación de su versión final. Este aspecto hace parte del contrato social que el Estado tiene con la ciudadanía y desde el Observatorio Fiscal invitamos a que la ciudadanía pueda conocer los debates a través de los cuales se está construyendo la versión definitiva. Este aspecto se materializa en las reuniones de ponentes y los tiempos de discusión.


Los congresistas designados como ponentes se reunieron durante extensas jornadas para la construcción de la ponencia para su primer debate. El punto central de este proceso es que estas reuniones fueron en espacios “a puerta cerrada” en el Ministerio de Hacienda, a los que la ciudadanía no tuvo acceso. La ponencia fue presentada el pasado martes 4 de octubre en horas de la noche y su discusión inició la mañana del seis de octubre en el Congreso de la República, dos días después. La ponencia está publicada en la Gaceta 1199 de 2022 del Congreso de la República, un espacio de difícil acceso para la ciudadanía. En este punto se evidencia además que los congresistas, y la ciudadanía en general, cuentan con muy poco tiempo para estudiar los impactos que tendría esta versión del proyecto. Algunos medios han expresado que se espera que el proyecto sea aprobado el seis o siete de octubre.


Con esta entrada de blog, desde el Observatorio Fiscal queremos invitar a que los debates entrantes de la construcción de la versión definitiva de la reforma tributaria se realicen en el Congreso de la República y que sean accesibles para cualquier ciudadano. La misma reflexión aplica para otras leyes importantes como el Presupuesto General de la Nación 2023 y el Plan Nacional de Desarrollo que será discutido en el primer semestre del año entrante. El Congreso de la República es la institución que representa en mayor medida a la ciudadanía y todos los ciudadanos debemos poder identificar las propuestas y planteamientos de nuestros representantes, por quienes votamos.


Desde el Observatorio Fiscal continuaremos llamando la atención sobre la necesidad de transparencia.