Eliminar el 4 x 1.000: ¿vale la pena?