» (+57 1) 320 8320

Ext. 3156 · 5124 · 5140 · 5093

Cra. 7 # 40B - 36 Piso 7

Edificio Jorge Hoyos Vásquez, S.J. ​Pontificia Universidad Javeriana

Bogotá, Colombia

Sujeta a inspección y vigilancia por parte del Ministerio de Educación Nacional (artículo 39 del decreto 1295 de 2010)

icono_fb_crema.png
icono_twitter_crema.png
icono_youtube_crema.png

El contenido y diseño de esta página web está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Las cuentas de Duque para apoyar a la pequeña y mediana empresa del país sí cuadran

Desde Pereira, el presidente Iván Duque afirmó (ver publicación aquí) que para reducir los impuestos a pequeñas y medianas empresas había identificado una nueva fuente de ingresos. Se trata de 10.000 personas naturales que, según el presidente, ganan más de 50 millones de pesos al mes, y que entre todas podrían contribuir unos 3 billones adicionales a la financiación del Estado. Estos 3 billones luego podrían ser usados para bajar la carga tributaria de las pequeñas y medianas empresas sin aumentar la deuda del Estado ni desfinanciar otros programas.

 

Inmediatamente hubo escepticismo. Según la Revista Semana, por ejemplo, a muchas personas esas cuentas “no les dieron”. El argumento es que este aumento en impuestos sería insostenible, ya que requeriría una contribución mensual de 25 millones de cada uno de estos contribuyentes. 

 

En efecto, para recaudar 3 billones se necesitarían, en promedio, 25 millones al mes de cada una de las 10.000 personas que, según el presidente, ganan más de 50 millones al mes. Lograr este recaudo sería, desde ese punto de vista, una política tributaria confiscatoria.

 

Sin embargo, estas cuentas desconocen la gran desigualdad que existe, no sólo entre las personas de bajos ingresos, sino también entre las personas más acaudaladas del país. 

 

Es desafortunado que la Dian no publique estadísticas sobre los ingresos más altos de Colombia con periodicidad. Sin embargo, las cifras que tenemos para el año 2010 revelan que los cálculos del presidente Duque son acertados. 

 

Según un análisis de los economistas Juliana Londoño y Facundo Alvaredo (Ver documento aquí), en 2010 los 11.242 colombianos de mas altos ingresos ganaban, en promedio, 819 millones de pesos al año. Si se ajustan los valores por la inflación transcurrida desde entonces, esto da 1.118 millones al año, o sea, unos 93 millones al mes. El promedio es más de 50 millones a causa de la desigualdad entre las personas de altos ingresos: si bien algunas ganan alrededor de 50 millones, otras ganan muchísimo más. Por ejemplo, según el estudio, las 281 personas de más altos ingresos del país ganaban en promedio $12.616.031.000 al año en 2010, o sea, unos 17.000 millones de hoy, dando un promedio de 1.416 millones al mes.

 

Otra manera de verlo es que en total estas 11.242 personas ganarían, en pesos de hoy, 12,5 billones de pesos. De nuevo según el estudio citado, estos individuos pagan entre seguridad social e impuesto de renta a personas naturales (que incluye los impuestos a los dividendos obtenidos de sus empresas) un 9% de sus ingresos. 

 

El 9% de 12,5 billones equivale a 1,125 billones. La propuesta del presidente de recaudar 3 billones adicionales de este grupo de personas de altos ingresos equivaldría a recaudar 4,125 billones en total, por lo que su tasa efectiva de tributación sería del 33%. 

 

¿Qué tan alto es esto? Curiosamente, 33% es exactamente la tasa marginal que pagan en impuesto de renta los asalariados que ganan más de $11.328.300 al mes. Las personas naturales que tienen ingresos de más de 50 millones terminan pagando impuestos marginales mucho más bajos, gracias a los beneficios especiales que existen para ellos en los recovecos del Estatuto Tributario. Así que, aunque hace falta saber los detalles de la propuesta que está planteando el presidente, las cifras sugieren que lo que busca es que las personas de más altos ingresos sigan las mismas reglas que hoy en día les aplican a los asalariados. 

 

Falta mucho camino por recorrer para que esto se materialice – pero la propuesta de Iván Duque no sólo es factible: es radical, y es consonante con el principio constitucional de que la tributación debe ser progresiva.

 

(1) Luis Carlos Reyes, director del Observatorio Fiscal de la Universidad Javeriana.

Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

Consecuencias de la caída de la Ley de Financiamiento

October 17, 2019

1/10
Please reload

Entradas recientes
Please reload