Midiendo el pulso social de la pandemia: del ímpetu al pesimismo