Renta básica: una idea con potencial más allá del COVID-19