La ley de financiamiento que se cayó y la que viene